Kit Harington vio su vida pasar mientras filmaba la escena del vuelo en el dragón, y todo porque tenía un testículo atorado durante el stunt.

Todo mundo está hablando del estreno de la última temporada de Game of Thrones, pero pocos están hablando de lo cerca que estuvo Kit Harington de perder un testículo por amor al arte.

Tal vez estemos exagerando…tal vez él esté exagerando.

En el video behind the scenes, “Game Revealed”, recién estrenado por HBO, el elenco de GoT revela lo que fue para ellos filmar esta última temporada. Es un making of súper completo con entrevistas a los creativos y directores de los últimos capítulos, y, claro, a los actores.

Contando cómo fue para él grabar la escena en la que Jon Snow aprende a volar por primera vez un dragón (que se pudo ver en este primer episodio de la temporada ocho), Kit Harington aseguró que creyó morir colgado de los testículos en una especie de toro mecánico usado para simular el vuelo en la bestia.

En sus palabras: “Corcovear no es cosa fácil. Creo que lo que resume la experiencia para mí fue que hay un momento en el que Jon casi se cae, el dragón gira violentamente, como esto, y mi huevo derecho quedó atrapado, y no tuve tiempo de gritar ¡Paren! y así me estuvieron moviendo. En mi cabeza pensé, ‘Así es como termina, en esta silla, columpiándome de los testículos, literalmente….perdón. Tal vez fue demasiada información”.

Pueden ver el clip (y el making of completo) aquí -la confesión de Kit sucede por ahí del minuto 13:

¿Qué opinaron de este inicio de temporada? Cuéntenos en nuestras redes:

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_