Paradise PD, la nueva serie animada de Netflix es tan inapropiada que el mismo trailer advierte; básicamente puede ofender a todo mundo.

Hay quien está comparando Paradise PD con Brickleberry de Comedy Central, pero nosotros más bien la describiríamos como “lo que le pasaría a Brooklyn Nine Nine si alguien con Tourettes la manejara”.

Los personajes al centro de Paradise PD son los policías de una comisaría. Por supuesto de todo tipo de sabores, colores y defectos abominables: desde el Capitán que literalmente se pone rojo y se convierte en una especie de Hulk cuando lo hacen enojar, el gordito que memorizó Wikipedia porque no tenía amigos, la ninfómana, un viejito racista y hasta un perro a cargo de narcóticos…que puede ser junkie.

A este equipo de especímenes se une Kevin Crawford, el hijo del Chief y el único en toda la comisaría con verdaderos -e ingenuos- sueños de convertirse en un gran policía, como el siempre imaginó que su padre era cuando lo veía trabajar de niño.

La serie animada, muy al estilo de las caricaturas que Netflix está adquiriendo (llámese Final Space y Disenchantment) está repleta de irreverencia, personajes over the top y un lenguaje que haría enrrojecer a un taquero. De estas que hacen parecer la inestabilidad de Bart y Homero Simpson, una historia de Disney Channel.

Pueden ver el trailer aquí:

Paradise PD estrena el 31 de agosto por Netflix.

¿Qué dicen? ¿La verían?

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_