Una obra de teatro para verdaderos amantes del cine. ¿Cada cuánto se puede decir eso de una puesta teatral?

Cinema 35 es la ópera prima teatral de Joe Rendón (cuyo acercamiento al teatro había sucedido mayoritariamente en “Micro”, pero que realmente ha formado carrera en televisión, más recientemente con la serie para Blim, Dogma), que demuestra en su dirección una verdadera pasión por el cine al orquestrar una puesta que hace por el teatro y las películas, lo que High Fidelity hizo por el cine y la música en el 2000 (con todo y su Jack Black incluido en Martín Altomaro).

Una oda al séptimo arte y aún más a sus seguidores que nos recuerda por qué es que el cine se convierte en estilo de vida para el que lo disfruta con cada poro y también nos hace entender que el universo cinematográfico es una parte entretenimiento, como lo es por otra parte escape, y esa huida puede venir de un lugar verdaderamente necesitado de salir corriendo.

Pierre Louis y Martín Altomaro en una escena de Cinema 35.

Pierre Louis y Martín Altomaro en una escena de Cinema 35.

En uno de los últimos cines con proyectores analógicos de 35 milímetros en Estados Unidos, previo a la dominación absoluta del cine digital, tres empleados pasan su tiempo entre discusiones clavadas de cine, escobas, trapeadores, palomitas tiradas en el piso y de vez en cuando la eventual confrontación de personalidades y confesión emocional.

Una colección de viñetas que comienza como un mero ejercicio conversacional sobre cine, que a momentos nos puede recordar una sitcom (con un set bastante televisivo para acompañar), pero que termina por convertirse en un estudio de personajes y de cómo los mismos estereotipos del cine afectan la manera en la que nos percibimos a nosotros mismos y a los demás, levantando y dejando la pregunta en el aire, ¿es cierto que todos estamos programados para actuar un personaje de nosotros mismos?

Cinema 35 el poster.

Cinema 35 en Foro Lucerna.

Carismática y sólidamente actuada por Martín Altomaro (como el treintón sin ambiciones atrapado en un trabajo de cuarta), Damayanti Quintanar y Ana González Bello, alternando como la rebelde marimacha estereotipada, y Pierre Louis, el inseguro y hermético amante del cine, que termina por convertirse en la verdadera joya de Cinema 35, el actor por el cual la puesta se vuelve un imperdible, y la razón por la que jamás vas a volver a ver Pulp Fiction de la misma manera.

Cinema 35 es una obra para amantes del cine, sí -y los cinéfilos van a reconocer en ella muchas referencias y guiños que fueron creados especialmente para ellos- pero también para los espectadores que disfrutan de una historia sencilla, pero poderosa y personajes que enamoran, de ésos que en algún momento en los 80 creaba John Hughes y que hoy consideramos referencia.

No te pierdas Cinema 35 los Miércoles y Jueves en el Foro Lucerna.

No olvides tú también calificar la película con las estrellas aquí abajo. ¡Queremos saber tu opinión!