Tres amigos, cuatro posibles universos paralelos, una comedia tal vez demasiado ligera para su propio bien que se presenta en La Capilla sobre sexo, fútbol, amistad y emociones encontradas.

Lo has vivido porque lo hemos vivido todos, preguntarte, “¿qué hubiera pasado si…?”. Multiversos contesta esa pregunta a través de cuatro escenas, todas con el mismo comienzo -tres amigos viendo un partido de fútbol de la Selección Mexicana- pero todas con desarrollos y finales muy diferentes de acuerdo a distintas decisiones tomadas por los personajes nacidas del mismo set up.

Multiversos

En el papel de los amigos están Olivia Lagunas, como la única niña del grupito, ésa que parece uno más de los hombres y que está tan cómoda con ellos que no le importa pasearse en calzones; Luis Arrieta, como el recién despedido de su trabajo, el más aterrizado, serio y racional de los tres, y Sergio Bonilla como el alma más libre, pero también el más desubicado de ellos. En ellos recae la responsabilidad de mantener entretenido al público, sentados básicamente en una banquita, sin mucho lugar a dónde moverse ni tanto con qué jugar.

Multiversos

La historia pretende adentrarse en temas de tensión sexual entre amigos, en la relación entre el deporte y el homoerotismo, incluso en la complicada relación de amistad cuando es de tres y no siempre resulta pareja, pero digo “pretende” porque al tomarse con tanta ligereza lo único que logra es rosar la superficie de estos conflictos (que por sí sólos hasta hubieran dado para tres obras completas de teatro) y no llega a ninguna resolución que se sienta completa o satisfactoria.

No te pierdas el capítulo del podcast donde Luis Arrieta y Ro Banda nos cuentan sobre Multiversos y otros muchos proyectos.

Multiversos se lee como un ejercicio de dramaturgia por parte de Aadriana Pelusi (dramaturga) donde se nos presentan cuatro realidades distintas de una misma situación que nunca logran concretarse como una obra de teatro completa. Los personajes, a pesar de caer bien y tener al público acompañándolos gustosos, no nos relatan nada más que una mera anécdota, que en su formato resulta inconexa, fría y aunque sí graciosa a momentos, poco contundente.Multiversos

Vuelvo a lo mismo, la responsabilidad entera de la obra se siente en manos de Luis, Sergio y Olivia que hacen un estupendo trabajo de crear personajes con lo poco que el texto les ofrece, y de mantener las risas en el público y la química entre ellos rescatando lo que en guión no se les dio en bandeja de plata; pero ese aplaudible esfuerzo no termina por ser suficiente para formar una verdadera conexión, llevar a la audiencia a la reflexión o provocar algo más que sonrisas momentáneas.

¿Entretenida? Sí, sí es. ¿Trascendente? Para nada. Tal vez en otro universo.

Multiversos se presenta los viernes a las 20:30 de la noche en el teatro La Capilla.

¡No olvides tu también calificar la puesta con las estrellas de aquí abajo!