Lo único que tienes que hacer es levantarte temprano, pero si estás dispuesto a una desmañanada por un descuento de más del 50%, rush tickets son tu opción.

Seguramente has oído hablar de ellos, los famosos rush tickets (también a veces conocidos como “rushear”, “Broadway rush”, “rushing hours” o sólo “rushing”), y seguro has escuchado que son una manera no tan complicada de conseguir boletos en Broadway realmente baratos. ¿Pero qué son exactamente y cómo se usan?

Ahí te va.

Un boleto para un musical en Broadway te viene saliendo, si tienes suerte, en unos $120 dólares (estamos hablando de un buen asiento, en orquesta al centro), ya de perdis unos $99 dólares más impuestos; si tienes mala suerte o estás emperrado en ver puestas como Hamilton o Dear Evan Hansen ese mismo boleto se puede elevar por encima de los $300 dólares y a veces hasta superar la línea del $1000 (mil). (OJO: el rushing funciona también para las plays).

¿Qué hacer entonces cuando la patria está pobre y no tienes eso en tu tarjeta, o peor aún, cuando tienes tres obras que ver pero si sueltas esa lana por tres boletos regresas para no tener para la renta -y no pretendes sacrificar ninguna, eso sí que no?

Hay muchas soluciones, pero los rush tickets siempre serán una sumamente popular en NY. Son boletos que se venden a $40 dólares el mismo día de la función, apenas abre la taquilla del teatro a las 10:00 de la mañana en punto.

¿Pero entonces dónde está el truco y por qué no todo mundo va y los compra a las 10 y ya está?

He aquí lo complicado. Las taquillas sólo reservan unos cuántos boletos para el rushing, unos cuantos para la función de matiné y otros para la vespertina, y a veces no pasan de 30 tickets (cada persona sólo tiene permitido comprar dos), lo que significa que de pronto sólo 15 personas logran salir de esa taquilla con boletos en mano.

Lo que provoca que la gente se forme desde muy temprano para ser de esos primeros 15 y asegurarse de poder comprar un boleto en descuento. Depende la popularidad (y precio) de la obra, las filas pueden empezar a las 7-8 de la mañana (que está decente), o desde la madrugada -el año pasado, el rushing para Sunday In The Park With George comenzaba a las 2:00 de la mañana.

Para saber a qué hora comienza una fila de rush tickets, lo más fácil es meterse a foros como Reddit o unos más especializados y ahí normalmente la gente va haciendo de conocimiento público la hora de llegada.

Otra cosa, el rushing no te asegura tener los mejores asientos. Así como te puede tocar en orquesta, te pueden mandar a mezzanine o, peor aún, a balcón, y no te puedes poner picky por eso de que sólo estás pagando $40 dólares. Es cuestión de suerte, si tienes al universo de tu lado, puedes acabar viendo a Audra McDonald desde la quinta fila con un descuento que en Broadway representa casi el %60 (eso, por ejemplo, no te lo ofrece TKTS).

Último detalle a considerar. No para todas las obras aplica el rushing. Hay unas que prefieren la comodidad de la lotería digital (precisamente como Hamilton o Dear Evan Hansen), entonces siempre hay que revisar cuáles sí entran y cuáles no, antes de levantarse temprano para nada.

Por ejemplo, este invierno 2018 vas a encontrar con rush tickets las siguientes (apúntale por si viajas en estas fechas):

American Son

Anastasia

The Band’s Visit

Beautiful

Chicago

Come From Away

The Ferryman

King Kong

The Lifespan of a Fact

Mean Girls

The New One

The Play That Goes Wrong

Pretty Woman

The Prom

School of Rock

Summer: The Donna Summer Musical

To Kill A Mockingbird

Torch Song

Waitress

The Waverly Gallery

Si la obra o musical a la que vas no está en esa lista esta temporada, lo más probable es que tenga lotería online y eso lo puedes averiguar muy fácilmente metiéndote a la página oficial de la producción.

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_