Uno de nuestros colaboradores, casualmente publirrelacionista, nos cuenta qué cosas sí y qué cosas no suceden en una agencia como la de Paquita Salas en la vida real.

¿Quién no se ha identificado con algún personaje de ficción? Es hora de confesarme y contarles las cosas que pasan en el día a día de un publirrelacionista y resultan muy cómicas a la hora de verlas reflejadas en la pantalla…específicamente en Paquita Salas:

1- Todo manager sí tiene a su artista favorito.

Les guste o no, siempre habrá una persona especial que se impulse más dentro de una agencia de representación artística. Aquella que va a todos los castings, que se propone para el protagónico… en pocas palabras, la prioridad de la agencia.

2- Siempre es bueno tener talentos 360

Todo agente necesita a su Macarena García, un talento que cante, baile, actúe y que si cuenta con otras habilidades como hablar idiomas o montar a caballo -porque sí, las castineras pueden llegar a pedir ese tipo de cosas- vas de gane.

3- Tanta fama y tan poco dinero

Lo cierto es que los artistas no siempre viven la gran vida que a veces se nos pinta en series y películas. Por más proyectos que puedan conseguir, si no tienen un buen manejo de sus finanzas, se las ven negras y hacen hasta lo imposible o lo poco deseable para vivir de forma digna.

4- Toda agencia tiene a su Mariona Terés

Todos aquellos pseudo-famosos que con un solo proyecto se suben al ladrillo y se marean.

5- Todo manager tiene a un talento que no logra levantar

Bien dicen que el talento no está peleado con el éxito. Es por ello que siempre hay más de un artista en la agencia que por más que uno quiera meter en todos lados porque se lo merece, las castineras y productoras no los quieren, ya sea por poco conocidos o por desconfiados del verdadero talento. La vida es injusta.

6- Mucho trabajo y poca comisión

Es común que siendo el representante de un artista, debas perseguirlos para que te paguen la comisión, como le pasa a Paquita con Mariona luego de hacer tres películas y no recibir nada a cambio.

7- Muchas inventadas

En más de una ocasión nos toca llevar a los talentos menos conocidos a eventos para empezar a picar piedra y que los medios puedan comenzar a aprenderse su nombre, pero lo cierto es que en lo que eso sucede, ni los fotógrafos que captan todo con sus cámaras los quieren fotografiar y pasan desapercibidos… ah, pero en redes sociales comparten toooodo de manera que parezca que fueron los reyes de la noche.

8- Siempre debes poner cara bonita

NUNCA sabes con quién puedes tratar, por tal motivo y para procurar el trabajo y la estabilidad de tus artistas, uno como representante debe ser la persona más linda, amable y accesible sobre la Tierra. Siempre con una sonrisa y dispuesto a ayudar a los demás así sean las 12 de la noche y te pidan ayudar a resolver un “bomberazo” por el cual querrás incendiar a todos. ¿O a poco a Paquita se le nota el estrés en público?

9- La carpeta del SPAM es el peor enemigo del PR

Realmente existe y muchas oportunidades laborales se pueden perder si es que un mail llega por error a la carpeta del SPAM y no nos damos cuenta. #TodosSomosMagüi

10- El mayor trabajo está en la oficina

Mucha alfombra roja, mucho evento social, pero lo cierto es que la mayor parte del trabajo se realiza en oficina y éste es detrás de una computadora. Nada glamoroso como se aparenta al final del día asistiendo a los mejores canapés.

Lo cierto es que sí, la vida de un representante es tal cual como se plantea en Paquita Salas (un poco de menos humor, quizá) pero no todo es tan malo, existen muchas cosas buenas por las cuales valen la pena las ojeras, los kilos menos, el cansancio y el estrés generado por los artistas que al final vemos brillar en pantalla o en el escenario. Y gracias a Paquita Salas ahora la gente sabe que detrás de eso existe toda una maquinaria y no todo depende de la cara bonita del actor.

¿Tú en qué capítulo vas?

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_