La pregunta más milenaria de la televisión finalmente ha sido contestada y oficializada: Beto y Enrique (Beart & Earnie) no son gays, confirmó Plaza Sésamo.

La comunidad LGBT+ acaba de perder a dos de sus más grandes íconos.

Bert and Earnie, mejor conocidos en español como Beto y Enrique, son estas figuras que simplemente se da por sentado que son pareja. Nadie nos lo cuestionamos, o lo dudamos -como con Juan Gabriel, porque lo que se ve no se juzga- y dado que Plaza Sésamo del taller de criaturas de Jim Henson siempre ha sido de lo más inclusivo, a nadie siquiera le parecía raro que lo fueran.

Las señales estaban ahí: viven juntos desde hace 49 años, a veces se bañan juntos (porque sí que hay momentos de los dos en la tina, o haciéndose compañía durante el baño) y tienen un patito de baño, se pelean como pareja, jamás muestran interés alguno en el sexo opuesto, y aman los suéteres de colores. ¿En qué fallamos?

Luego de que uno de los escritores de la serie, Mark Saltzman -quien lleva escribiendo para Plaza Sésamo desde 1984- saliera a decir que Bert and Earnie eran más que amigos, y no sólo eso, pero que su relación de pareja era un reflejo de su propia relación con el editor Arnold Glassman, Sesame Workshop se escandalizó y rápidamente salió a dar un comunicado sobre la verdadera intención de los muppets.

El comunicado (que pueden leer aquí abajo) básicamente dice que, pese a que Plaza Sésamo aboga por la inclusividad, sus muppets son títeres y no humanos y por lo tanto no tienen orientación sexual alguna -lo cual también elimina a Elmo como posible futura reina gay *bummer*. Esto fue lo que publicaron en Twitter:

 

“Como siempre hemos dicho, Beto y Enrique son mejores amigos. Fueron creados para enseñarle a niños preescolares que la gente puede ser amiga de otras personas muy distintas a ellos. A pesar de que se identifican como personajes masculinos y poseen muchas características y maneras humanas (como muchos de los muppets de Plaza Sésamo), permanecen títeres y por tanto no tienen una orientación sexual”.

 

“Plaza Sésamo siempre ha apoyado la inclusión y aceptación. Es un lugar donde la gente de todas culturas y formaciones es bienvenida. Beto y Enrique fueron creados para ser mejores amigos y enseñarle a los niños que la gente se puede llevar con personas que sean muy diferentes a ellos”.

Insert carita de decepción emocional…o este gif:

¿Era realmente necesario, Plaza Sésamo? Resulta hasta curioso imaginarse las juntas que deben haber tenido en el taller de Jim Henson de manejo de crisis luego de las declaraciones de Mark Saltzman. Y la duda queda en el aire, ¿en pleno 2018 era importante hacer una declaración oficial?

Nosotros creemos que no. Queremos saber sus opiniones, déjenos un comentario en nuestras redes:

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_