Te contamos cuáles son las 5 principales diferencias que encontramos entre la película y la novela de Becky Albertalli, porque aunque la cinta es muy disfrutable, no podemos decir que sea del todo fiel a su material de origen.

Todos estamos enamorados de #LoveSimon, es sin lugar a dudas la coming of age del año. Tiene momentos tiernos como brillantes, personajes encantadores y hasta nos recuerda un poco a las clásicas de John Hughes como 16 Candles; pero eso sí, las diferencias con la novela -Simon vs The Homo Sapiens Agenda- son abismales. Ahí te van las más drásticas.

ALTO AHÍ: ESTE POST CONTIENE SPOILERS DE LA PELÍCULA LOVE, SIMON, SI NO LA HAS IDO A VER AL CINE, VE Y VUELVE PARA QUE NO TE ARRUINEMOS NADA.

1. LEAH ES PRÁCTICAMENTE OTRO PERSONAJE

El personaje que hace Katherine Langford (13 Reasons Why) en la peli es simpática y alegre, y no podría ser más distinta a la otaku melancólia e iracunda Leah del libro. En la novela, Leah está perdidamente enamorada de Nick (no de Simon) y por tanto detesta a Abby, porque sabe que en cualquier momento se lo va a bajar. No sólo la detesta, se lo hace saber en cada oportunidad ignorándola y tratándola con las patas. Es sentida, explota fácil, es mucho más cínica, una completa geek y gamer, y, de hecho, tiene su propia secuela. Una novela solo para ella también escrita por Becky Albertalli, llamada “Leah on the Offbeat” a publicarse el 24 de abril de este año.

2. PERSONAJES HACIENDO ACTO DE APARICIÓN Y DESAPARICIÓN

Lamentamos mucho decirlo, pero en la novela, el personaje de Lyle (el mesero de la sonrisa angelical del Waffle House) ni remotamente aparece. Vaya, ni siquiera es mencionado. Tampoco el personaje de Ethan (el sassy gay guy de la escuela). Se sabe que hay adolescentes fuera del closet en la prepa, pero en ningún momento se les da importancia. Y la mayor invención de todas quizá sea la del Director, que en la película hace el excelente comediante Tony Hale, pero en el libro es un papel que no podría tener menos importancia.

Por otra parte, a la que borraron enteramente de la película fue a la hermana mayor de Simon, Alice. En la novela este personaje no vive en la misma casa que Simon porque ya va a la universidad, y es una de las primeras con las que Simon sale del closet. Por su lado, Nora, la hermana chiquita, no tiene nada de chef, más bien es guitarrista, y de hecho está en una banda llamada “Emoji” junto a Leah.

3. BLUE PIERDE UN POCO DE SU PERSONALIDAD

Blue es Bram, eso ya lo sabemos para este momento, pero eso no significa que el Blue al que escriben como un niño retraído, poco social y demasiado culto en la novela, sea el que haya acabado apareciendo en pantalla. En el libro, Blue no bebe (es decir, jamás haría una fiesta en su casa), está obsesionado con la gramática, es mucho más coqueto con Simon y en ningún momento cierra su mail o le deja de hablar a “Jacques”.

Cuando Martin saca del closet a Simon, a Blue no le podría importar menos, él no lee el Tumblr de chismes de la escuela y por tanto ese drama no le afecta; lo que sí es verdad es que no es sino hasta el último momento que se decide a revelarle su verdadera identidad a Simon, a pesar de que él lleva semanas sabiendo quién es “Jacques”, y el resto del tiempo Simon está convencido de que Blue es Cal Price, el asistente de dirección de su taller de teatro.

4. LA ESCENA DE LA BORRACHERA

El teto de Simon (porque aceptémoslo, se pasa de bien portado) sí se pone borracho en una escena del libro, pero no es en el mismo evento en el que sucede en la película. En Halloween prueba su primera cerveza y no le gusta, por lo tanto ahí no sucede el vergonzoso momento de ebriedad frente a sus padres; pasa mucho después en la novela, una vez que Simon ya está fuera del closet y Nick y Abby deciden llevarlo a su primer bar gay. Ahí conoce a Peter, un estudiante que ya va en la universidad y que le presenta el placer de tomar shots sin llevar la cuenta. Sobra decir que las cosas acaban mal para Simon, y es precisamente este evento el que provoca que Leah le deje de hablar (porque no fue requerida para la fiesta, no por otra cosa).

Y sus padres no son tan benevolentes con él. Lo regañan, lo castigan y es ahí que Simon decide enfrentar a su papá sobre la manera en la que siempre se ha expresado de los gays a manera de broma. ¿Ven, niños? Alejénse del alcohol, es la moraleja.

5. ESE MOMENTO FINAL EN LA RUEDA DE LA FORTUNA

Es icónico y claro que en la novela también existe una rueda de la fortuna y Bram abordándola de último momento cuando todas las esperanzas parecen estar perdidas; lo que no existe es un público que les aplauda. Para ese momento en el libro, Jacques y Blue se siguen escribiendo pero Simon comienza a desesperarse de no saber la verdadera identidad de Blue, así que le pone un ultimatum, le dice que lo verá en la feria después del estreno de su obra, de modo que ellos dos son los únicos que saben del encuentro. No existe la gran confesión ante la escuela entera, es un momento más íntimo entre sólo ellos dos, que los lleva a concretar su relación.

Ah, y sobre eso, la novela no acaba ahí, se da chance de adentrarse un poco en el nuevo noviazgo entre Simon y Bram, y especialmente su primera cita, en la que se encierran en el coche a comer oreos juntos, o su primer agarrón con una cama presente, provisto por Alice que saca a sus papás de la casa con el pretexto de presentarles a su nuevo novio de la universidad para que Simon y Bram puedan tenerla para ellos solos aunque sea un par de horas. Ahora ya quieren leer el libro, ¿verdad?