Hacemos un recuento del proceso por el que los miembros de la Academia pasan para elegir al ganador de la estatuilla dorada que finalmente vemos subir al podium en la noche del Oscar. Porque para llegar ahí, no es fácil.

Todos vemos los Premios Oscar, pero rara vez nos preguntamos cómo es que se elige al ganador de cada categoría. ¿Es un consenso? ¿Es mero dedazo? ¿Es democrático?

Ahí les va.

Seguramente han visto los letreros que algunas películas o actores publican con la frase “for your consideration”, esto es para que los miembros de la Academia los tengan en mente al momento de nominar.

Exacto. Son los mismos miembros de la Academia los que en diciembre de cada año hacen una primera nominación (que seguramente incluye muchos nombres que ni remotamente llegan a la quinielas finales).

La Academia del Oscar está constituida por más de seis mil miembros (tan sólo este año se invitaron a 774 más), y entre ellos hay actores, directores, ejecutivos, diseñadores, editores, vaya, hasta directores de casting -para que se den una idea.

En esa primera nominación, cada uno nomina sólo en el rubro al que pertenece, es decir, actores nominan actores y guionistas a guionistas; y sólo en la categoría de Mejor Película pueden participar todos.

Para las categorías de Mejor Cinta Animada y Mejor Película Extranjera se crean comités especiales designados por el Presidente de la Academia, quienes son los responsables finales de votar en estos rubros.

La mayoría de las votaciones suceden online, pero también existe la opción de hacerlo a la antigüita y en papel. Después de que se han recibido todos los votos, la compañía PricewaterhouseCoopers (sí, los mismos que se equivocaron el año pasado con el Oscar de La La Land) hace el conteo.

Los nominados oficiales son después anunciados en una conferencia de prensa televisada (que usualmente sucede como a las 6 o 7 de la mañana y por eso sólo a las madrugadores les toca verla).

Ya con una lista de nominados final, nuevamente todos los miembros de la Academia mandan sus votos en línea, y ahora sí todos, no importando su rubro, eligen ganadores de cada categoría.

Después del conteo final, sólo dos personas, empleados de PricewaterhouseCoopers saben los resultados de la votación. Nadie en la Academia sabe quién va a ganar en cada categoría hasta que el sobre con el nombre del triunfador es abierto frente a todo mundo.

Como verán, es más fácil confiar en la votación del Oscar, que en las elecciones 2018 a la presidencia de México.