Lujos excesivos, alcohol al por mayor y los mejores protagonistas. Sin duda alguna, son muchas las películas en las que se viven fiestas inolvidables y en las cuales nos hubiera gustado emp…estar.

The Great Gatsby

Sin duda alguna, una de las fiestas emblemáticas de la pantalla grande fue la que ofreció Leo DiCaprio en The Great Gatsby. Lujo, derroche y un gran soundtrack de la mano de Fergie, cantando “A little party never killed nobody”.

La La Land

No sólo por el hecho de salir de fiesta con Emma Stone -que seguro es divertidísima- sino porque en el número musical “Someone in the crowd” se ve una súper fiesta con gente aventándose a la alberca vestida, fuegos artificiales, un muy buen ambiente y Ryan Gosling amenizando en la música.

Fifty Shades Darker

¿Fiesta de antifaces, fuegos artificiales y en compañía de Christian Grey? Yes, please!

Si bien, Fifty Shades no es lo mejor que hemos visto en el cine, sin duda sus fiestas y lujos eran dignas de envidiar. Es por ello que esta fiesta es una más de las muchas en las que nos encantaría estar (sólo vean):

Midnight in Paris

París en los años 20, ¿qué más podemos pedir?

Una gran fiesta en compañía de Marion Cotillard, es la que vive Owen Wilson en su imaginación y que sin duda, nos transporta a esa época y nos hace querer quedarnos ahí.

The Hangover

Puede que no haya muchos detalles de la fiesta, pero si así despiertan al día siguiente, definitivamente QUEREMOS ESTAR AHÍ. The Hangover es el ejemplo perfecto de descontrol, derroche y locura total en una noche con amigos en Las Vegas.

Mean Girls

¿Quién no quisiera estar en una fiesta de Halloween junto a Lindsay Lohan? Esta épica fiesta casera es un clásico cuando hablamos de fiestas de disfraces. No olvidemos a Rachel McAdams y a Amanda Seyfried disfrazadas de conejita y ratón, y a LiLo en un terrible disfraz de novia zombie. Es que ella no sabía que Halloween es para verse sexy…

Proyect X

Descontrol y más descontrol. No hay otra forma de describir lo que se vive en las fiestas de Proyect X, pero CLARO que nos encantaría estar ahí.

Call Me By Your Name

Quizá sea por la música de los 80, el verano en las costas de Italia o el simple hecho de estar en una fiesta junto a Timothée Chalamet y Armie Hammer, lo cierto es que esa escena de fiesta en la que vemos a los protagonistas de Call Me By Your Name bailando tetísimos, es una evento que no nos gustaría perdernos.