La estrella de acción de películas como Smokey and the Bandit y The Longest Yard falleció en un centro médico en Florida de un arresto cardiopulmonar.

Burt Reynolds era el Tom Cruise del cine antes siquiera de que a Tom Cruise se le ocurriera que podía ser Tom Cruise. Amaba salir en peligrosas escenas de acción y hacer sus propios stunts, y guiñar el ojo era uno de sus grandes atractivos con coestrellas como Julie Andrews y Goldie Hawn.

Para nuevas generaciones -y amantes del buen cine- Burt Reynolds es quizás mejor conocido por el papel del director porno Jack Horner en Boogie Nights, por el que ganó un Golden Globe y recibió una nominación al Oscar; porque, si somos honestos, en décadas recientes se había dedicado a películas de críticas desfavorables como Hallow Creek, cuyo poster es éste, y ya se pueden imaginar qué tal estuvo lo demás:

Ah, es también famoso por esta foto que vivirá en nuestras memorias para siempre:

En sus memorias publicadas en 2015 en el libro But Enough About Me, el mismo Burt aceptó que no tomó las mejores decisiones durante su carrera porque siempre priorizó su tiempo libre. Y porque después de Boogie Nights despidió a su agente creyendo que era una pésima película. “No estuve abierto a nuevos escritores o papeles más riesgosos porque no estaba interesado en retarme a mí mismo como actor. Estaba interesado en pasármela bien”, escribió. “Como resultado, me perdí de muchas oportunidades para demostrar que podía interpretar papeles serios. Para cuando finalmente desperté e intenté hacer lo correcto, nadie quería darme una oportunidad”.

A pesar de haber sido la estrella con mayores ingresos en Hollywood de 1978 al 82, Burt Reynolds -créanlo o no- rechazó el papel de Han Solo en Star Wars, el de John McClane en Die Hard, el de Edwards Lewis en Pretty Woman y el de Garrett Breedlove en Terms of Enderement, por el que eventualmente Jack Nicholson se ganó el Oscar.

Entre sus películas más importantes se encuentra Deliverance, la única que el mismo Burt Reynolds aceptó en su biografía que guardaría para la posteridad; Smokey and the Bandit, favorita de Alfred Hitchcock y un absoluto éxito en taquilla: en 1967 hizo $126 millones de dólares, que transformados a ganancias actuales serían más de 500 millones, y la serie de comedia Evening Shade por la que se llevó el Emmy en 1991.

Burt Reynolds falleció hoy a los 82 años de edad en el Jupiter Medical Center de Florida.

FB – /elaquelarremx

Twitter – @ElAquelarre_